Usa Las Armas Adecuadas

Un soldado entiende por su formación que usar el arma adecuada, en el tiempo preciso es la estrategia que lo llevará a vencer a su enemigo.

La palabra del Señor hace referencia a esto en 2 Corintios 10:3-4 «Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.»

Estamos en una batalla a muerte, donde no hay tregua alguna, ni respiros. Somos atacados, bombardeados cada día y buscan sitiarnos.

Pero el soldado calificado por Dios no espera que su adversario golpee para atacar, sino que arremete en contra de él, vestido con todo la armadura de Dios, y usando las armas que le han sido dadas por el General del Ejército de Israel.

Son muchas las fortalezas que se levantan a nuestro alrededor para impedir nuestro avance. Atacando nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestra familia, entorno, etc. ¿Qué haremos?

No olvidemos que nuestro adiestramiento nos garantiza triunfo, el problema es que no usamos las armas adecuadas; o peor aún, nos rendimos antes de empezar a luchar.
Frente al conflicto respondemos carnalmente

Nada de lo nacido de nuestra carne nos bendice, ni ayuda y menos nos sacará del problema, muy por el contrario, nos hundirá más, aumentando el ataque.

Nuestras armas son espirituales, dice su palabra, por lo tanto, no encontraremos estas armas a nivel de piso, sino a nivel de cielo, a nivel de Gloria. Corramos entonces a los pies de Cristo para recibir su dirección.

La oración intercesora y de guerra, el ayuno dejado atrás por muchos y el poder de la palabra de Dios, son algunas de las armas de guerra que nos servirán en medio del campo de batalla, ayudándonos a ganar terreno, y finalmente, derrotando a los principados de las tinieblas.

La victoria es tuya en el Nombre del Señor.

Con afecto, Pastora Mary Neira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *